Translate

viernes, 28 de febrero de 2014

recetas para perder peso, aunque no todas son efectivas.

Además de la dieta balanceada y el ejercicio 
Entre las que sí funcionan, se encuentran algunos extraños trucos que han dejado al descubierto estudios científicos y especialistas en el tema. Toma nota.
1. Comer postre al desayuno
Una pequeña porción de postre al desayuno podría ayudar a mantener tu hambre controlada el resto del día y perder unos kilos. Así lo determinó un estudio liderado por Daniela Jakubowicz de la Universidad de Tel Aviv (Israel), quien demostró que una dieta baja en calorías, pero que incluye postre o pasteles en el desayuno, es efectiva para bajar de peso.
“La mayoría de las personas recuperan el peso, sin importar la dieta que sigan. Pero si comes lo que te gusta, disminuyes los antojos. Por eso un pequeño trozo de torta (o algo similar) es importante”, señaló la autora de este sondeo.
2. Cortar los alimentos
Aunque parezca tonto, cortar los alimentos en trozos pequeños puede contribuir a la pérdida de peso. Una investigación del Departamento de Psicología de la Universidad Estatal de Arizona (EEUU)determinó que esta estrategia ayuda a engañar al cerebro haciéndole creer que hay más comida en el plato, lo que se traduce en sentirse satisfecho con menos.
3. Hacer ejercicio en la mañana
Hacer ejercicio a cualquier hora del día es bueno, pero en la mañana es mucho mejor. Un estudio de Bangor University en el Reino Unido, determinó que ejercitarse temprano significa quemar más calorías porque generalmente se trabaja más duro que en otros momentos de la jornada.
La explicación es que la gente tiende a estar más enérgica y alerta en la mañana, además de estar menos apurados que aquellos que deben hacerse un espacio en su agenda para poder realizar actividad física.
4. Beber agua tibia
Si bien beber agua fría refresca, ingerirla tibia puede ayudarnos a perder peso. Así lo afirma elpersonal trainer estadounidense Chris Powell, quien señaló que consumir agua tibia antes de comer ayuda a sentirse lleno más rápido.
5. Comer más
Aunque suena contradictorio, comer más puede ayudar a acelerar el metabolismo. El truco está en comer frecuentemente -alrededor de 5 o 6 veces al día- pero alimentos saludables, ricos en proteína, fibra y otros nutrientes, en lugar de procesados. Esto contribuye además a tener energía suficiente y sentirte satisfecho, sin subir de peso.